Reseñas

Reseña Homine Ex machina

Hola humanos. Vamos con otra reseña de un libro muy chulo que me leí este verano, Homine ex machina, de Carlos Sisí. Hacía tiempo que quería leerme algo de Carlos, porque de él conocía más su faceta de autor de libros de temática zombie, como su saga de Los caminantes. Yo no he leído aún nada de zombies, es una asignatura pendiente. Pero es que me parecen tan lentos en la pantalla que temo que los libros se me hagan pesados. Todo es darles una oportunidad, ¿no crees?

Así que cuando me enteré de que hacía una novela de ciencia ficción, no me lo pensé dos veces. Me la leí antes de ir al Celsius (te cuento mi experiencia aquí), y no me la pude llevar firmada porque no coincidimos. Tampoco la he podido pedir firmada en la Feria del libro de Madrid porque la cola para entrar era inhumana y me iba a dar un tabardillo. Así que a seguirle la pista, que en una de estas le pillo.

De momento, ¿quieres que te hable de la obra? Pues allá que voy.

Portadaza del libro

¿De qué va?

Homine ex machina sigue la que podría llamarse historia vital de Cónclave, una inteligencia artificial que cambia la forma de vivir de todo el mundo, en un futuro inmediato.

Aunque el planteamiento puede parecer manido, lo mejor del libro es su aproximación casi naturalista. Huye de grandes paranoias asociadas a la ciencia ficción que, por otro lado, nos da muchas alegrías, como la rebelión de las máquinas o su síndrome de Pinocho. Carlos les da un vuelta y las ve como lo que son: máquinas muy potentes que sirven para hacernos la vida más fácil. Pero máquinas. Pero muy, muy potentes.

Al igual que crece, avanza y evoluciona Cónclave, lo hace la sociedad que le da uso, dirigíendose casi a ciegas a un futuro incierto.

Lo Mejor

Lo mejor es, para mi, ese nuevo enfoque de las inteligencias artificiales y de cómo los humanos dependemos de las máquinas. Todo lo incardina muy orgánicamente. Toca desde el punto de vista global hasta el más doméstico, mostrando el posible alcance y los posibles problemas que puede acarrear el uso de esa tecnología.

En ese sentido, el libro es un tanto académico, rodeado de una historia ficticia pero que se hace muy factible. Si aceptamos sus planteamientos, bien podría ser la explicación de un profesor de inteligencia artificial, de una forma amena y comprensible por los alumnos.

A mi, que me gusta la ciencia ficción pero no soy una experta, me encantó ver por dónde me llevaba la historia. Por otro lado, resulta reconfortante ver una historia donde las inteligencias artificiales no están tan polarizadas.

La prima de Cónclave intentando comprender a los negacionistas de los volcanes

Lo menos mejor

Quizás no es un libro para todos. O, mejor dicho, es un libro en el que tienes que ajustar tus expectativas. Acostumbrados a que las historias de inteligencias artificiales sean historias de «¡oh dios mío, el cacharro se ha vuelto contra nosotros y ahora estamos jodidos!», ver una historia tan diferente te puede cambiar un poco el paso. Me explico: mientras la leía andaba esperando un giro brutal en el que las máquinas nos esclavizaran, pero no parecía que fueran por ahí los tiros. Cuando me acomodé y lo empecé a leer como una biografía, la cosa cambió. Porque en parte eso es lo que es, la biografía de Cónclave.

Tiene algunos fallos ortotipográficos, no demasiado pero algunos muy cantosos. Cosas como que falte alguna acotación de pensamiento, que a veces Anabel va con dos «n» y otras con una, y mi favorita: Reza en lugar del nombre propio Ezra (ains el autocorrector). Son tonterías y seguramente fue porque la editaron con prisas para sacarlas en una fecha determinada, pero sois la Editorial Planeta, no me hagáis esto.

A veces, las explicaciones sobre la tecnología se me hacen un poco larga. Será porque en parte conozco el mundillo y las veo innecesarias, puede que otros lo agradezcan, pero en mi caso se me hizo pesadillo en ocasiones.

Conclusiones

«¡Ey! ¡Que me estoy vistiendo!»

Si te gusta la ciencia ficción, te lo tienes que leer. Es lo que hay.

Si no estás tan metido en el mundillo, este libro no es un una aventura trepidante como lo puede ser cualquiera de Asimov o ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? (Blade Runner para los amigos). No es a lo que nos tiene acostumbrados, en el sentido de que hemos acabado asimilando la ciencia ficción a la aventura.

Sin embargo, es una novela muy difrutable, llena de ciencia ficción y cuestiones sobre nosotros mismos muy interesantes. En ese sentido, es una novela que se lee mejor si pones algo de esfuerzo cognitivo de tu parte. No es para nada difícil de leer, pero si que toca temas que se disfrutan más si le das una vuelta, si te quedas 5 minutos después de cada capítulo pensando en ello.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.