Reseñas

De ratones y hombres, de John Steinbeck

La edición de bolsillo

Entre tantos libros clásicos y tantas obras que supuestamente todo el mundo debe leer antes de morir, nos perdemos clasicazos y obras geniales por el mero hecho de que son estudiadas en colegios de otros continentes. Esto pasa con esta obra americana, creada por el Premio Nobel de Literatura John Steinberg, autor de obras tan conocidas como Las uvas de la ira o Al este del Edén.

Conocí de ratones y hombres por la serie Perdidos, de la que soy una gran fan: me encanta tanto la idea, como la estética y la trama. En Perdidos hablan de gran cantidad de libros geniales, asociándolo siempre con lo que está pasando (cuando Jack persigue a su padre por el bosque hacen referencia al conejo blanco de Alicia en el país de las maravillas, o por ejemplo el primer capítulo de la tercera temporada se llama Historia de dos ciudades, como la novela de Charles Dickens). De hecho estoy pensando en comprarme los libros de Perdidos e irlos comentando. ¿Os gustaría?

La trama

Hay un par de momentos en la serie en los que mencionan este libro, las dos veces por Swayer (¿veis como poner al actor tenía sentido?), las dos en momentos complicados. Es importante que no os veáis ahora el episodio 6×04 de Perdidos (El sustituto), porque hace spoiler gordo del libro. Aunque bueno, yo me leí el libro con el spoiler y lo disfruté, pero no es lo mismo. No quiero decir mucho más por no reventaros ni la serie ni el libro, pero muestra la obra como impactante y versátil. Y lo es.

De qué va

George y Lennie son dos jóvenes trabajadores errantes en la América de la Gran Depresión. Van vagando juntos, haciéndose compañía y compartiendo sueños, a través de los campos buscando algún sitio donde ganarse un jornal.

George es listo, avispado, dinámico. Lennie es un hombretón enorme con un retraso mental que lo hace muy dependiente de George, pero muy buen trabajador si no tiene que pensar mucho. A veces Lennie hace algo que no debe, o dice algo a destiempo, y por ello suelen ser despedidos o tener problemas con sus patrones. Por ello, George es el que tiene la voz cantante cuando tratan con compañeros, y manda a Lennie a mantenerse callado cuando tienen que tratar con patrones.

Portadaza con los protagonistas

La historia comienza con su llegada al siguiente rancho donde van a trabajar. A lo largo de sus páginas vemos cómo se configura su amistad, cómo es la vida del campo, cómo cada cuál lucha por su futuro o añora las oportunidades perdidas.

Lo mejor

De ratones y hombres es un libro que lleva bien el paso del tiempo. Es súper emotivo y muy dinámico.

Es muy cortito, apenas 133 páginas que se leen en un par de horas o tres. Esto hace que no tenga apenas paja, todo lo que cuenta es importante.

Es muy fácil de leer para cualquiera, da igual el nivel de lectura. Puede ser fácilmente un libro juvenil, a partir de 12-13 años, aunque un adulto le sacará más jugo.

Han hecho dos versiones cinematográficas de
De ratones y hombres

Una de las cosas que más me ha gustado es la profundidad emocional de los personajes, pese a pintarlos como trabajadores rudos. No dejan de ser «currelas del campo», pero en sus conversaciones y acciones se ve el sufrimiento por la vida que llevan, sus esperanzas y sus valores.

En este sentido, hace un trabajo magnífico al mostrarte la emocionalidad «masculina», ese intento de mostrarse impasibles antes la adversidad, junto a la necesidad humana de tener a alguien a tu lado.

Para un libro corto que va a lo que va, darle tal profundidad es una pasada y habla muy bien de la calidad literaria de Steinberg.

Lo menos mejor

La historia es muy lineal, muy básica, así que si estás buscando un libro con vueltas y revueltas, este no es.

A las mujeres las dejan bonitas pero, teniendo en cuenta que es un libro de hace 100 años, se lo perdonamos. De todos modos, esto lo compensa en cierto momento que no te voy a contar.

Sherilyn Fenn como la esposa de Curley, el patrón.

Conclusión

De ratones y hombres es un libro precioso, actual, intenso. No es un libro ñoñas, no tiréis por ahí, es un libro que toca la patata y que lo lees asintiendo con la cabeza.

Como dije al principio, sorprende que no tenga más difusión en España. Te acerca a la literatura americana desde otro punto de vista, y es que parece a veces que en Estados Unidos solo se haya escrito El mago de Oz.

El libro es bueno para leer en cualquier momento, genial para retomar la lectura después de mucho tiempo, o para leer algo entre dos lecturas largas.

Es un libro genial para regalar si no sabes qué suele leer una persona, o para leerlo y comentarlo con alguien de edades, géneros o clases sociales distintas a la tuya: Puede salir una tertulia la mar de interesante de ahí.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.